Sobre advertencia no hay engaño

Sobre advertencia no hay engaño

Fredy López Arévalo 

AMLO descuidó la retaguardia

SE DELINQUE desde el poder; desde las instituciones.
AMLO descuidó la retaguardia. SUS ALIADOS del PVEM corroen desde abajo lo que él construye desde arriba. El Soberano es una entelequia: solo existe en la imaginación, porque en Chiapas se le pisotea, se le aplasta, y se le veja. El voto libre y secreto es una parodia, la imitación burlesca de lo que de manera pomposa llaman democracia. Lo viví desde las entrañas del monstruo: como representante de un candidato y un partido político ante el Instituto de Elecciones y Participación Ciudadana (IEPC).
Es algo grotesco, burdo. Todo se convierte en números, y dígitos manipulables al antojo del poder.No sé si el agoberbador Rutilio Escandón Cruz Cadenas esté involucrado en esta majadería. Lo que intuyó es que Eduardo Ramírez Aguilar (ERA) si lo está. Y lo está, también, Oswaldo Chacón Rojas, su alfil en el IEPC.
Los chiapanecos estamos entrampados y atrapados por el poder de unos cuantos. Una minoría rapaz que se ha abrogado el derecho a decidir por todos.
Es penoso. Verdaderamente vergonzoso y frustrante.
Chiapas está muy lejos del centro. El presidente Andrés Manuel López Obrador está muy ocupado en desarmar el tinglado neoliberal. No mira había abajo ni a sus costados. La libertad de pensamiento, de creencia, de expresión, sí existe, se limita a las benditas redes sociales.El control de los medios, la corrupción que AMLO tanto denuncia entre columnistas, periodistas, medimos de comunicación, académicos, intelectuales, es superlativa en Chiapas. Lo más grave de ello: se corrompe con dinero público desde las instituciones, y con dinero sucio desde las candidaturas.
No hay mentes brillantes al lado de los oprimidos ni de la democracia. Lamentable, pero cierto. Son un puñado de malandros los que ejercen el poder y lo de manera brutal, sin miramientos y sin límites. Chiapas se desgarra, pero eso conviene y favorece a esa minoría encumbrada. Divide y vencerás. Confrontan a la sociedad para prevalecer. Ellos hacen las leyes, las interpretan y las aplican.Tienen a las instituciones, la ley, a los fiscales, ya la policía a su merced. Los ciudadanos estamos indefensos, aplastados por institucciones copadas y compradas. Un destino fatal para los chiapanecos. Sin asomo de libertad de elegir libremente a sus gobernantes. San Cristóbal de Las Casas es solo un botón de muestra. Empaña la legalidad, la vigencia del Estado de derecho, y la honorabilidad del propio gobernador Rutilio Escandón Cadenas. Él es el garante de la legalidad y el orden. No inmiscuirse en las elecciones, es bueno; pero dejar que pisoteen las leyes no lo es. La historia registrará este episodio como una mancha oscura en su administración.Los sancristobalenses no eligieron en libertad ni dentro de la legalidad. Es más, los sancristobalenses no eligieron. Les fue impuesto uno de los candidatos: Mariano Alberto Díaz Ochoa, postulado por el PVEM.
De nada sirve denunciar, gritar, patalear ... Consumatum est./Fredy López Arévalo, revista Jovel TV y Radio