All Stories

Periódico comunista “Madera” ya forma parte del acervo del CUCSH

(2018)

Quien la distribuía o la tenía en sus manos, era apresado o incluso desaparecido. Se trata de Madera, periódico clandestino, una publicación de corte revolucionario que era repartida por la Liga Comunista 23 de Septiembre en distintos puntos del país, durante la década de los 70 y los primero años de los 80.
 
Hoy, tras un arduo trabajo de recopilación por parte de exintegrantes de este grupo político armado, fueron entregados ejemplares físicos y digitales de sus 58 ediciones a la biblioteca Manuel Rodríguez Lapuente, del Centro Universitario de Ciencias Sociales y Humanidades (CUCSH), con la intención de que sean consultados y estudiados por los universitarios.
 
El académico del CUCSH y exmilitante de la Liga 23 de Septiembre, maestro José de Jesús Morales Hernández, indicó que la importancia radica en que el Estado no sólo buscó censurar a la liga y al periódico, sino que capturó y desapareció a cientos de personas que tuvieran Madera en sus manos.
 
“Esto nos permitirá comprender esa parte de la historia que está oculta, cuáles eran esos sueños y utopías de quienes decidieron entregar su vida por construir una nueva sociedad. Estos documentos muestran el proyecto que teníamos”, dijo la mañana de este viernes en el auditorio Silviano Barba del CUCSH, sede La Normal.
 
El también exintegrante de la liga, maestro Armando Rentería, recordó que en Guadalajara existieron cinco imprentas clandestinas donde se imprimieron miles de ejemplares, y que pese a que el periódico se dejó de publicar en 1981, aún hasta 1986 la policia seguía deteniendo a quien lo poseía o distribuía.
 
El Rector del CUCSH, doctor Hector Raúl Solís Gadea, se dijo conmovido por la entrega de este archivo y que éste nutrirá el acervo de este plantel.
 
“Tiene que ver con los sueños, utopías y actos congruentes de varias generaciones de mexicanos que dieron su vida y sufrieron mucho”, manifestó.
 
Stephany González González, historiadora de la UNAM y Coordinadora del acervo, explicó que la Liga 23 de Septiembre fue una de las organizaciones políticas militares más importante de México, fundada en 1973 en Guadalajara.
 
Madera fue el órgano central que constó de 58 ejemplares. No tenía periodicidad fija, sino que dependía de las condiciones de la organización. Ahí encontramos los planteamientos políticos, denuncias a la represion, teorías y contextos internacionales y nacionales”, externó.
 
Indicó que este periódico revolucionario buscaba tener un proceso de educación política hacia la gente.
 
“Se hablaba de cómo debían organizarse los proletarios y difundía la educación política. Es la primera vez que se tiene un material tan limpio de esta publicación. Nos interesa que haya lectura, crítica y debate del mismo, para generar nuestras propias interpretaciones”, señaló la investigadora.
 
El coordinador de Madera, maestro Jaime Laguna Berber, recordó que la liga tuvo cerca de 10 mil militantes en el país, quienes vivían en constante amenaza por parte del gobierno.
 
“Tenemos una lista de más de 500 desaparecidos y tras la disolución de la liga hubo 300 compañeros que aún son prófugos. Este periódico se distribuía clandestinamente, con 70 mil ejemplares de cada número; muchos de los periódicos actuales no tienen ese tiraje. Entrábamos a las fábricas y las escuelas y lo leía la gente que estaba luchando”, subrayó.
 
Laguna Berber explicó que realizaron un trabajo de recuperación arduo de siete años, en el que se limpió letra por letra de cada edición.
 
Agradeció al Rector del CUCSH que la UdeG haya abierto las puertas a que esta publicación forme parte del archivo a disposición de la comunidad académica y estudiantil.
 
Destacó que ni el Archivo General de la Nación contiene la curaduría y ediciones que ahora posee esta Casa de Estudio, que tendrá como objeto que se entienda la coyuntura política y social del momento en que fueron creadas.
 
“Puede ayudar a reflexionar y reconstruir, entre todos, nuestra memoria”, subrayó.
 
Como parte de la entrega oficial, el músico Humberto Gallardo interpretó el tema “Sueños de libertad”, inspirada en la lucha de esta organización.
 
En la ceremonia también estuvieron presentes el Jefe de Unidad de Biblioteca y Acervos Documentales del CUSCH, maestro Rodolfo Zermeño; la Secretaria Académica, doctora María Guadalupe Moreno González, entre otros.
 
 
A t e n t a me n t e
"Piensa y Trabaja"
Guadalajara, Jalisco, 21 de septiembre de 2018

 
 
Texto: Iván Serrano Jauregui
Fotografía: Gustavo Alfonzo

 

Tomado de: https://www.udg.mx/es/noticia/periodico-comunista-madera-ya-forma-parte-acervo-cucsh?fbclid=IwAR0lI2xplMrRJF35DhbdyC3hwojs0zFCKzCFJesp7wIND4rIDerrHzujdvM

Periódico comunista “Madera” ya forma parte del acervo del CUCSH

Cronica de un Comandante del ERP

El Salvador noviembre de 1989.

Una cronica del comandante Claudio  Armijo,(Chicon) comandante de las fuerzas militares del ERP durante la ofensiva de 1989.

Para nosotros, como fuerza del ERP y desde el punto de vista militar, el momento más difícil de toda la ofensiva Al Tope fue en la colonia Zacamil.
Recuerdo que un compañero del mando me dijo que enviáramos un mensaje a nuestro comandante, Joaquín Villalobos, explicándole que la situación era ya tan crítica que habíamos llegado al punto de proclamar vencer o morir. Yo le respondí que para morir faltaba mucho; esa misma noche rompimos el cerco y salimos hacia el volcán.
Hay momentos en que, como jefe militar en el terreno, sabes que la situación es muy difícil, pero por eso debes saberte conducir y no delatar tus preocupaciones. Eso te hace ver un poco más allá, esforzarte, hacer más sacrificio. El rostro del jefe y su actitud frente al combate puede decidir una batalla, los combatientes están pendientes de ti.
Existe una gran diferencia entre la batalla del Moscarrón y la de la Zacamil: allá nosotros llevábamos la ventaja y aquí éramos nosotros quienes estábamos cercados. Aunque es importante decir también que el enemigo estaba un poco desordenado. Lo que sí nos complicaba era la ametralladora cincuenta que rompía las paredes y de nada te servía cubrirte en ellas. Eso psicológicamente es de un gran impacto para cualquier combatiente.
Cuando ingresaron las tanquetas a la zona, nosotros concentramos el fuego, entonces escuchamos por radio que habíamos superado el blindaje y que ellos tenían heridos. Los blindados no significaron mayor problema. El problema fue el bombardeo y el roqueteo desde los helicópteros.
El ejército logró articular una respuesta a la ofensiva el día 16 de noviembre, fecha en que mataron a los sacerdotes Jesuitas. La idea de ellos era retomar todas las posiciones, porque ese día en la madrugada combatimos fuerte y le hicimos varias bajas al batallón Bracamonte. No pudieron sacarnos de nuestras posiciones.
Tampoco tenía el ejército un cerco cerrado, pues la ofensiva los sorprendió. Ellos fueron pasando de la esperanza de que ya nos íbamos a ir hasta que, al fin, se decidieron a pedir el apoyo aéreo debido al posicionamiento de la guerrilla en la capital.
El ejército decidió utilizar la aviación en un momento de desesperación, pues lo que querían era sacarnos de la ciudad a toda costa. Las colonias Zacamil y Emmanuel fueron atacadas y bombardeadas con todo su poder de fuego.
En esas condiciones debíamos comenzar a replegarnos para evacuar a los heridos y reabastecernos. El desgaste y la presión militar del momento así lo exigían. Como he dicho, si nos hubiésemos quedado ahí nos habrían hecho más bajas y capturas o nos habrían matado a todos. Así de sencillo
El comandante Facundo Guardado, con sus tropas de las FPL, también se retira de Mejicanos y se reúne con nosotros. Ambas fuerzas nos movimos en dirección del volcán de San Salvador.
El ejército interpretó ese movimiento como si nosotros, ya derrotados, habíamos optado por una retirada definitiva. Ese fue su error. Nuestra intención y nuestra decisión era otra: al replegarnos lo que hicimos fue salirnos de una situación crítica para acomodar nuestra maniobra ofensiva en un sector de mayor importancia. Se trataba de una readecuación estratégica de toda la maniobra ofensiva. En las faldas del volcán realizamos las coordinaciones para una nueva incursión.


La toma del Sheraton


Como lo expliqué antes, nosotros ya contábamos con un plan preciso de la operación Sheraton. Tomar ese hotel, situado en una zona poblada por familias adineradas, y cercana a la Residencia Presidencial, significaba darle continuidad a la maniobra general de la ofensiva, pero además nos permitiría hacer resonar nuestra acción en todo el mundo, lo que implicaba traducir en beneficio político el uso de la fuerza.
Las experiencias acumuladas en los días anteriores eran importantes, pues nunca hasta ese momento habíamos estado más de un día dentro de la capital. Mientras nosotros realizábamos ese movimiento, en otros sectores de San Salvador, como en Ciudad Delgado y Soyapango, las otras fuerzas de la guerrilla continuaban los combates.
Nuestro desplazamiento abarcó parte de la 75 Avenida Norte y el final de la Juan Pablo II. Fue un amplio sector donde las tropas guerrilleras se posicionaron, de cara a amplios sectores de residencias que bordeaban el hotel. El objetivo de toda esa maniobra consistía en apoyar la toma del hotel, que era la operación principal.
Sorpresas en el hotel
Cuando nuestros comandos entraron al Sheraton no sabíamos que ahí estaba Joao Baena Soares, secretario general de la OEA, y tampoco conocíamos de la presencia de los marines norteamericanos. Lo que nos interesaba era la posición, porque se trataba de una altura y además estaba pegada a nuestro corredor de posibles retiradas y de maniobras militares.
La situación se volvió más tensa cuando Joaquín Villalobos y Ana Guadalupe Martínez nos avisaron, desde el exterior, que Baena Soares y los marines estaban ahí.
Yo tenía mi puesto de mando en la Escalonia, en las afueras del hotel. Las fuerzas de las FPL entraron por el redondel Artiga y por el Crucero. En ese momento teníamos total control del hotel y de sus alrededores.
Militarmente los marines estaban en nuestras manos, podíamos aniquilarlos perfectamente, pero la orden fue no hacerlo. A ellos los salvó la evaluación política de lo que sus muertes hubieran implicado en términos de un conflicto internacional.
Tiempo después, durante las negociaciones para la firma de la paz, un importante funcionario norteamericano nos confirmó algo que en aquél momento ignorábamos: una unidad de la Fuerza Delta del Ejército de Estados Unidos había despegado con el objetivo de rescatar a los marines.
En medio se esa situación tan tensa se realizaron negociaciones. Nosotros nos comprometimos a evacuar la zona para que pudieran salir tanto Baena Soares como los marines. Fue un gesto político de nuestra parte.
Salimos del hotel el 22 de noviembre con dirección hacia el volcán, pero tampoco en esa ocasión se trataba de un repliegue definitivo, aunque las fuerzas de las FPL que nos habían acompañado si se retiraron debido al cúmulo de heridos que tenían.
Yo esperé en el volcán a la fuerza del partido comunista. Nos reunimos el 28, y el 29 entramos juntos a la colonia Lomas Verdes, mientras otras unidades del PC y las FPL incursionaron a la colonia Escalón en diferentes momentos.
El repliegue
Luego de esas incursiones se comienza a dar el agotamiento. Éramos una fuerza que venía de combatir, que tenía heridos y que necesitaba reabastecerse. Todo eso, el cansancio, el cúmulo de heridos, la perdida de capacidades logísticas, la reducción de nuestra capacidad para maniobrar en el terreno y la toma de la contra ofensiva por parte del ejército nos obligaron a retirarnos.
Entonces comenzamos a salir definitivamente del asedio a la capital. En todos esos días de combate dormimos muy poco a nada, y el estrés se acumula. Uno lo supera durante un tiempo, pues el ser humano enfrentado a situaciones difíciles suele comportarse de manera increíble, la forma cómo se pueden sacar energías prácticamente de la nada es extraordinaria.
En una batalla como la ofensiva Al Tope no había seguridad de encontrarte fuera del alcance del fuego enemigo, aunque estuvieras en el puesto de mando, pues la batalla era dirigida desde allí mimo, a pocos metros.
En toda la operación de la ofensiva no hubo un momento en el cual no estuviera dando indicaciones, siempre había actividad permanente. El fuego enemigo más cercano fue el de la ametralladora cincuenta y el de los roquetazos que nos caían encima de las posiciones.
Nosotros logramos articularnos bien y evadir. El ejército mostró una serie de confusiones y de movilización de tropas de diferentes guarniciones.


En síntesis

La ofensiva de 1989 consistió en la penetración de toda la zona norte de la capital, especialmente en los barrios populares; luego de ahí se le da continuidad con otras operaciones de incursión al Hotel Sheraton y a las residencias de sus alrededores, donde los combates pasan a ser mayoritariamente ventajosos para la guerrilla.
Los combates en la zona de la colonia Escalón desestabilizaron al ejército pues no era lo mismo combatir en las colonias populares que en las grandes residencias, donde viven personas de influencia en el gobierno, eso desestabiliza pues es la zona más estratégica.
La ofensiva de 1989 ha sido la operación guerrillera urbana más importante en la historia moderna de América Latina; fue a la vez el signo de una época en la cual cristalizaron los esfuerzos conjuntos de todas las organizaciones del FMLN.
La incursión a las residencias de personas acaudaladas y al mismo Hotel Sheraton significó un quiebre en el curso de la guerra; fue a partir de esa acción militar que la negociación pasó a ocupar el lugar primordial en la estrategia tanto de la guerrilla como del gobierno.

Cronica de un Comandante del ERP

Nicaragua: Una revolución traicionada, una democracia aplastada

A quienes firmamos este texto nos llama la atención el silencio de algunas izquierdas ante la deriva antidemocrática en Nicaragua.

Quienes firmamos este texto tenemos fuertes vínculos con Nicaragua, algunos construidos durante los ochenta y otros más recientes. Nuestra solidaridad de ayer va de la mano con la indignación que hoy sentimos contra un gobierno dictatorial que dispara contra el pueblo en nombre de una revolución que ha sido traicionada.

Cada día somos más quienes tomamos conciencia de que el sandinismo histórico está en las antípodas del poder autocrático de un presidente que obscenamente utiliza el lenguaje, las consignas y hasta los cantos de una revolución extinguida, para manipular los sentimientos del pueblo y hacerle creer que la represión, las cientos de personas asesinadas, heridas, encarceladas y las miles de personas exiliadas, estudiantes, feministas, defensoras de derechos humanos…, son el camino para una vida mejor.

El último episodio de un régimen represivo que huye hacia adelante, son las elecciones del 7 de noviembre. Fraudulentas e intervenidas por el Gobierno y un Consejo Supremo Electoral subordinado, han dejado fuera de la competición a candidaturas y fuerzas políticas que podían discutirle la hegemonía a Daniel Ortega. La detención, el encarcelamiento y el exilio de candidatos y candidatas, además de la prohibición de varios partidos políticos, son la mejor prueba del aplastamiento de la democracia en Nicaragua en estos momentos.

La escalada represiva de un régimen que elimina libertades y persigue opositores viene de lejos. El régimen Ortega-Murillo se estrenó a finales del 2007 llevando a la práctica la aprobación de un nuevo código penal que declara como delito todos los tipos de aborto, incluido el terapéutico y cuando peligra la vida de la madre. Ese fue el precio que pagó Ortega al cardenal Obando y Bravo para que no impidiera su acceso a la presidencia. Naturalmente, los movimientos de mujeres se lanzaron a la protesta y pasaron a ser objetivo prioritario de la represión del régimen.

Desde su investidura como presidente en enero de 2007, la represión del régimen ha sido sistemática y cada vez más amplia y radical, llegando al extremo de cometer delitos de lesa humanidad cuando reprimió a sangre y fuego la insurrección cívica de abril de 2018. Desde entonces, decenas de ONG han sido cerradas, tanto locales como extranjeras; han sido disueltas organizaciones que velan por los DDHH; las detenciones y encarcelamientos indiscriminados como método para sembrar el miedo se suman a la represión sobre figuras políticas y culturales relevantes; se premia la prevaricación de jueces y juezas, y se moviliza a milicias de gatillo fácil para frenar las legítimas protestas de la ciudadanía. Se cierran periódicos y emisoras de radio que ejercen la crítica; se impide la labor independiente del periodismo; se expulsa de las universidades a jóvenes activistas.

Hay que hacer notar que la pareja Ortega-Murillo tiene especial predilección por seguir persiguiendo a los movimientos de mujeres, algo que tiene que ver con la denuncia hecha en su día por los movimientos feministas contra los abusos sexuales del presidente sobre su hijastra Zoilamérica Narváez, quien con su testimonio sacudió Nicaragua.

A quienes firmamos este texto nos llama la atención el silencio de algunas izquierdas ante la deriva antidemocrática en Nicaragua. Cierto que algunas personas destacadas -principalmente de la intelectualidad de la izquierda mundial- se han ido distanciando del gobierno nicaragüense. Eduardo Galeano al conocer lo ocurrido en la piñata se prometió no volver a Nicaragua. Y cumplió. El sub comandante Marcos llamó traidor a Ortega. José Pepe Mujica pidió a Ortega que dejara el gobierno tras las masacres de abril de 2018, Boaventura do Santos y Noam Chomsky critican la autocracia, al igual que Leonardo Boff y Gustavo Petro. Pero no es menos cierto que las izquierdas políticas, especialmente las institucionales, (sin incluir a las socialdemócratas) han seguido apoyando al gobierno de Ortega y Murillo, con contadas excepciones.

Nos llama igualmente la atención que una parte importante de esas izquierdas, también las vascas, acepte la versión oficial que califica los acontecimientos de abril de 2018 como de intento de golpe de Estado. Realmente es absurdo pensar que unos manifestantes sujetando palos y pancartas vayan a dar un golpe de Estado a un poder que cuenta con el ejército, la policía, la mayoría de la Asamblea Nacional, la prevaricación de los jueces y juezas, y las fuerzas parapoliciales. También cuenta con el apoyo muy mayoritario de medios de comunicación totalmente controlados por los hijos de Ortega y Murillo, una vez que han sido barridos los medios independientes opositores.

Nos llama aun más la atención que esas izquierdas callen ante la represión sistemática contra las personas opositoras, que desde 2018 incluye asesinatos, detenciones y exilios masivos y que guarden silencio ante las horribles condiciones en que se encuentran las y los prisioneros políticos, unos 150 en estos momentos. En régimen de aislamiento, sin acceso a higiene, sin luz, sin papel ni lápiz, sin apenas comida, las mujeres y hombres encarcelados sobreviven no mejor que en las cárceles de Somoza. Está claro que los derechos humanos no tienen sitio en Nicaragua, por muy cristiano y socialista que se proclame el régimen Ortega-Murillo. Un confesionalismo que debiera avergonzar a esas izquierdas.

En nuestros entornos escuchamos voces que califican de mal menor al régimen autocrático que denunciamos. Dicen que con la derecha todo sería peor. Pero nunca ha habido en Nicaragua más personas buscando la salida de la migración por falta de oportunidades, a lo que hay sumar 200.00 personas forzadas al exilio desde abril de 2018.

En realidad, Ortega ha privilegiado políticas concretas que tienen muy poco que ver con postulados de izquierda: ha privilegiado políticas de libre mercado, los tratados de libre comercio, las facilidades para las maquilas y las concesiones sin condiciones al capital extranjero. Además, aplicó con mano dura las políticas estadounidenses contra la migración, y por la frontera sur de Nicaragua no se colaba nadie que pudiera tener planes de emigrar a Estados Unidos. Ortega convirtió la frontera nicaragüense en el deseado muro de Trump.

Igualmente, el orteguismo autorizó la presencia militar estadounidense y la acción de la DEA en Nicaragua con el pretexto del combate a la narcoactividad. Todo ello llevó a Nicaragua a obtener las mejores notas del FMI, del Banco Mundial y del BID (bastiones de la izquierda mundial, como bien sabemos). Asimismo, las relaciones con Estados Unidos hasta 2018 fueron de las más cordiales, basadas en el principio de que lo que importaba era lo que el gobierno nicaragüense verdaderamente hacía, no lo que aparentaba hacer, y menos lo que ocasionalmente decía.

Nicaragua no está en la segunda parte de una revolución, que fue aplastada hace mucho tiempo por quienes hoy gobiernan. Lo que si está es atrapada por un régimen dictatorial familiar que da la espalda a la división de poderes y con un lenguaje antiimperialista ejecuta políticas asistencialistas que en nada cambian ni la estructura de la propiedad ni el modelo económico del país. Los pobres siguen siendo pobres.

Creemos que la solidaridad con Nicaragua, a día de hoy pasa por posicionarse frente al régimen que oprime a su pueblo, y apoyar a quienes están sufriendo represión por ejercer sus derechos políticos.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Jose Luis Albizu, Eukene Arana, Jon Aranguren, Iratxe Arteagagoitia, Izaskun Azurmendi, Raquel Barahona, Joxe Iriarte "Bikila", Kepa Bilbao, Gerardo Carrere, Concha Castells, Mikel de la Fuente, Ana Tere Díaz, Esther Dominguez, Antonio Duplá, Marlen Eizaguirre, Ana Elosegi, Rasso Enzenbach, Irune Etxebarria, Manoli Etxeberria, Mario Fernández, Germán García, Mikel Goenaga, Luis Guridi, Juan Hernández, Marisa Lamas, Maribi Lamas, Juana Larrauri, Jesús Martín, Maite Martínez, Maitena Monroy, Clara Murguialday, Maite Murguialday, Lourdes Oñederra, Iñaki Orube, Nekane Orue, Isabel Otxoa, Carlos Peña, Josu Perales, Amaia Pérez Orozco, Victor Santiago Pozas, Mercedes Revilla, Uri Ruiz Bikandi, Covadonga Sanchez, Anabel Sanz, Lourdes Unceta, Koldo Unceta, Juan Luis Uría, Josune Urkijo, Norma Vázquez, Juan Carlos Vázquez, Javier Vitoria, María Jesús Vizán, Dominic Wyatt, Idoye Zabala, Begoña Zabala, Ramón Zallo

 

Tomado de: https://www.sinpermiso.info/textos/nicaragua-una-revolucion-traicionada-una-democracia-aplastada

Nicaragua: Una revolución traicionada, una democracia aplastada

23 de Septiembre en Comalcalco

 El 23 de septiembre no sólo es una fecha de un evento en Madera, Chihuahua; a lo largo de la historia reciente de México diversas moviizaciones tiene como referencia esta fecha; es el caso de Comacalco en Tabasco en donde un 23 de septiembre de 1973 se produjo una brutal represión para contener la fuerte movilización popular que se produjo en esa región como protesta del fraude electoral

23 de septiembre en Comacalco 1973

Antonio Zarate de la Fuente

     Desde los primeros días de 1973, el Lic. Francisco Peralta Burelo se había dedicado a recorrer el municipio de Comalcalco con la finalidad de orientar a los ciudadanos, principalmente de las zonas rurales, en cuanto a sus derechos políticos y conocimientos de la Constitución General de la República. Al principio de estas reuniones, lo acompañan los señores: Lic. Fernando Arellano Escalante, Julio Ruiz Sáuz, Anatolio Cortes y otros no menos notables, preocupados por la manipulación de que era objeto la mayoría del electorado.

     Es así como prepara el camino para el momento en que debe el PRI nominar al candidato a Presidente Municipal, logrando que el mismo pueblo se fijara en él como la persona idónea para asumir tal responsabilidad. Es más, a cual más de sus simpatizantes decía que estaba listo para iniciar juntos el camino hacia el Palacio Municipal.

     Al efecto, el día 9 de septiembre de 1973 el Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI lanza como Precandidato a la Presidencia Municipal de Comalcalco al señor Rafael Caso Vidal; quien, estando desempeñándose en la Dirección General de Tránsito del Estado, renuncia atropelladamente y se traslada a Comalcalco donde es recibido en unas oficinas, abiertas al alimón, asignadas al Comité de su Campaña y atendida por los señores: Teófilo Cacep Hadd, Isidro Filigrana García , Fernando Dagdug Arias, Eduardo Vera Ruiz, Luis A. Enríquez, Dr. Freddy Antonio Carrillo y los licenciados Trinidad Maldonado Jiménez y José Manuel Barjau Pérez “Chemón”; estos tres últimos, paraiseños de cepa.

     La reacción del pueblo no se hizo esperar: la organización peraltista formada con muchos meses de anticipación respondió con muestras de repudio y encendida protesta, dejando así constancia de que no aceptaría imposiciones, así vinieran del propio Ejecutivo Estatal.

 
 

Mitin de apoyo a Francisco Peralta Burelo, todavía se le daban “vivas” a Trujillo.

 

 Echando manos a la obra, a las cuatro de la tarde del mismo día se invita repentinamente para un mitin en el parque Juárez. Momentos antes de efectuarse el evento, salieron de la esquina Reforma y Abasolo un grupo de jinetes montando briosos caballos seguidos por una airada multitud.

     En pintoresca actitud campirana, tomar la calle Lerdo siguiendo por Morelos hasta llegar a Rayón, para luego enfilar hacia la calle Juárez y subir al parque. Durante la marcha, se les va uniendo gente que, junto con la que los esperaban, hacen un número aproximado de seis mil almas.

     Y en un ambiente de franco ejercicio cívico, allí se realiza el primer mitin de los muchos, a través de los cuales la ciudadanía refrendaría el repudio tenaz y decidido que sintió ante la figura de Rafael Caso Vidal.

     El 11 de septiembre llegó a las oficinas del comité popular que operaba a favor de Francisco Peralta Burelo, el Presidente del Comité Directivo Estatal (CDE) del PRI, Sr.Ramón Magaña Romero, quien luego de platicar con él, subió a una mesa improvisada como Tribuna para dirigirse ahí a los presentes, diciéndoles, entre otras cosas que el asunto de Comalcalco, se resolvería en el seno del Comité Ejecutivo Nacional del PRI y la decisión tomada por éste, sería inapelable.

     Con esas nada alentadoras orientaciones, Pancho Peralta, inmediatamente, se trasladó a Villahermosa para entrevistarse con el C. Gobernador Mario Trujillo García, regresando cerca de las doce de la noche. Sin ninguna resolución en manos que le favoreciera, volvió a los suyos que ansiosos aguardaban y que, decididos a pelear sus derechos, lo conminaron a emprender a esa hora una Marcha por las calles de Comalcalco, misma que terminó en un mitin a las dos de la mañana.

     El ánimo que sus seguidores seguían, fue algo nunca visto.

     Ese día, más tardó en amanecer, que en pronunciarse a favor de los maestros, los obreros, los alijadores, el grueso del pueblo y la mayoría de los habitantes del poblado Cupilco.

     El doctor Mario Escalante Ruiz protestó enérgicamente y con sobrada razón ya que al hacer uso de la palabra durante el mitin, como desde el palacio municipal se controlaba el fluido eléctrico, éste les fue cortado; por lo que se convocó, con los ánimos ya muy exaltados, a realizar en ese momento otra marcha por toda la ciudad.